Más de un tercio de los pisos públicos vacíos en Cataluña no se ocuparán nunca

10.03.2014

Fuente: La Vanguardia.

Son varias las zonas de Cataluña donde se observan los restos del boom inmobiliario de principios de siglo, zonas donde existen viviendas vacías desde hace más de diez años, y donde se prevé que una tercera parte de ellas no será nunca ocupada por falta de demanda.

Estas 500 viviendas se ubican en municipio de Terres de l’Ebre o la provincia de Lleide, zonas con baja o casi nula demanda, debido a la imposibilidad de pagar las rentas exigidas o de pagar los gastos que conlleva el alquiler de un inmueble (gas, luz, agua…).

Es por esto, que desde asociaciones como PAH se denuncia la falta de pisos sociales para personas en condiciones precarias, víctimas de abusos de género o personas desahuciadas, ejemplos vistos en Tortosa, donde hay varias personas durmiendo en coches por no poder acceder a una vivienda social.

La mala organización y la gran especulación inmobiliaria vivida han sido las causantes de ver a día de hoy edificios vacíos por los cuales nunca circularán inquilinos. A esto, se le debería sumar las ayudas públicas a bancos con el objetivo de rescatarlas a causa de sus pérdidas hace pocos años. Ayuda que se cree, desde sectores críticos, no ha sido devuelta en ayudas a las personas más necesitadas.

Bajo estos estandartes, la administración catalana está en proceso de negociación con entidades financieras rescatadas la cesión de inmuebles vacíos para su puesta en el mercado social. Con esto, se conseguirían aproximadamente 1.000 pisos en 70 municipios catalanes.

Como soluciones adicionales, son varias los bancos que comienzan a desarrollar iniciativas propias encaradas a la demanda de alquileres sociales. Ejemplos claros son los de Banco Sabadell, banco desde el cual se han cedido tres viviendas a Cáritas además de sacar 3.399 viviendas al mercado del alquiler social.
 

Más noticias del sector en CERTECNIC